El incienso también conocido como Olíbano, es considerado para el cristianismo una cura para proteger el sistema inmunológico.


El incienso fue un regalo al niño dios por los reyes magos; se cree que fue para conectar con la divinidad. En otras ramas como la aromaterapia y salud natural es frecuente que tenga uso en la práctica.

Extraído de varios tipos de incienso el aceite esencial tiene entre sus muchas propiedades ser: Anticatarral, anticancerígeno, antidepresivo, anti infeccioso, antiinflamatorio, antiséptico, antitumoral, expectorante, estimulante del sistema inmunológico, y sedante.

Es de los pocos aceites que tienen en su composición química Sesquetirpenos lo que lo hace capaz de pasar la barrera hematoencefálica y lograr entrar al sistema nervioso, por lo tanto este aceite es un potenciador de otros aceites y es utilizado a menudo en diferentes mezclas, en su mayoría las que tienen que ver con el sistema inmune y el sistema nervioso.

El aceite de incienso es considerado sagrado en el medio oriente. Extraído de la región de Somalia el aceite de incienso tiene muchas aplicaciones: Envejecimiento, alergia, picaduras, bronquitis, catarro, resfriado, diarrea, difteria, gonorrea, dolores de cabeza, migrañas, hemorragias, presión arterial alta. También fomenta la oxigenación de las glándulas pineal y pituitaria. Aumenta la actividad de los leucocitos en defensa del cuerpo contra la infección.

Este aceite ayuda a enfocar la energía, minimizar las distracciones y mejorar la concentración lo cual es un excelente auxiliar para niños con TDHA y Autismo. Alivia la hiperactividad, impaciencia, irritabilidad e inquietud, puede ayudar a incrementar la conciencia espiritual y la meditación.

Por lo que ahora sabes el incienso es un poderoso aceite que no puede escapar de nuestras manos, si no sabes que aceite usar para algo que te preocupa mi mejor consejo es USA INCIENSO. Espero que te sirva esta información y sigue conectándote para conocer más sobre el mundo de los aceites.